A la hora de programar un viaje son muchas las cosas a tener en cuenta, entre ellas los imprevistos que puedan surgir. Viaje de negocios donde se extravía la maleta con el producto que se va a presentar al cliente, la familia que enferma es sus esperadas vacaciones a la playa, una llamada de última hora que anula la reserva?

¿Quien no se encontró en alguna ocasión en una de estas situaciones?

Un aspecto importante es garantizar la seguridad del viaje. En esta ocasión hay que plantearse valorar la necesidad de tener disponer contrato de seguro de viaje. El usuario, en la mayoría de ocasiones declina esta oferta con el fin de que el viaje le resulte más económico. Pero realmente considera las posibles consecuencias que puede tener esta decisión?Varios son los aspectos a tener en cuenta, destino, duración del viaje, volumen de equipaje, valor de los artículos con los que se viaja, medio de transporte, motivo del viaje, perfil del viajero, número de personas que lo realizan etc.En la actualidad el viajero dispone de una amplia gama de seguros. El propio pasajero puede elegir el tipo de póliza que se ajusta a sus necesidades según las coberturas que precisa cubrir.Desde seguros básicos que cubren robo, perdida de equipaje a asistencia sanitaria con opción de extras adicionales como cancelación por parte del usuario, a seguros personalizados.Las personas que con anterioridad se encontraron con algún tipo de incidente similar son las que dan importancia a este tipo de garantía.Es cierto que en ocasiones puede que no sea rentable, por viajar a un lugar cercano, conocido, con medio de trasporte propio y/o a estancias en propiedad, en estos casos los propios seguros de vida, de vehículo etc pueden suplir esta contratación.

Pero en definitiva el único deseo que tiene la persona que viaja es, la “tranquilidad?.

Tranquilidad de saber que podrá disponer de asistencia sanitaria en ese país exótico al que se dirige, tranquilidad de poder anular el viaje en caso necesario sin coste adicional, en definitiva, garantizar disponer de plan “B” que facilite las gestiones.